yosoy@clubcabraloca.es
611 45 44 95 958 800 816

PUENTING GRANADA

 

GRANADA Y EL PUENTING

Puenting en Granada, para ti, que buscas nuevas sensaciones en Granada, adrenalina en estado puro desde lo alto de un puente, en uno de los deportes mas seguros que hay.

El salto desde el puente consiste en un sistema de péndulo que te permitirá arrojarte al vacío desde una altura de 110 m en uno de los 10 mejores puentes de Europa. El puente de Tablate con 115 metros de largo se construye en el año 2002 y desde el año 2004 se han realizado millones de saltos, pero lamentablemente en 2016 una empresa tubo la fatalidad de no asegurar a la saltadora antes de tensar las cuerdas y ella salto sin tensión de cuerdas y murió. Desde el año 2016 se esta trabajando en un protocolo de seguridad para Puenting puesto que no lo había y el puente en si “Puente de Tablate” contaba con un vacío legal, ya que no había negativa del propietario por realizar saltos de puenting desde el mismo. La junta de Andalucía y La Guardia civil en cuanto tengan elaborado dicho protocolo se supone que se permitirá saltar desde el Puente de tablate

Nosotros personalmente hemos realizados mas de 1.500 saltos de Puenting desde el puente de Tablate y ademas hemos realizado saltos desde otros puentes en todo el territorio nacional. Pero ningún salto de puenting es como el salto desde el Puente de tablate, es una sensación inexplicable, cuando tu cerebro esta diciendo no, tu cuerpo dice si o viceversa, jejeje.

PUENTING EN GRANADA

En Granada el salto de Puenting básico lo realizamos desde el puente de Tablate, dirección Lanjarón. El Puenting en Granada resulta muy espectacular por su visual de 110 metros de caída.
[easy-pricing-table id=”783″]

El Puenting en Granada, es una actividad en la cual saltarás al vacío desde una altura, de 110 metros, llevaras un arnés integral y dos cuerdas atadas individualmente al puente, de esta manera se consigue un doble sistema de seguridad. El puente de Tablate dirección Lanjarón es un grandioso  puente con estructura metálica y sin columnas, lo cual garantiza aún más la seguridad en tu Salto de Puenting.

El puenting en Granada, cuenta con un impresionante salto al vacío y desde la baranda del Puente de Tablate. Por la estructura del puente, permite hacer un salto de puenting completamente seguro y sin ningún peligro, pretensamos cuerdas antes de ponerte el arnés y además usamos una Baga de Anclaje atada a la parte trasera del arnés. De esta manera hasta que no este todo preparado, con la supervisión del responsable de seguridad, el monitor de abajo y el monitor de arriba no podrás saltar, extremamos siempre la seguridad al máximo, para hacer de tu Salto de Puenting una actividad completamente seguro, como hacemos con el resto de nuestras actividades, como Barranquismo, Espeleología, Escalada, Vías ferratas, Kayak, Multiaventura y en definitiva todas nuestras actividades que desarrollamos desde hace 25 años. 

Cuando saltas desde el Puente de Tablate, haciendo Puenting en Granada, la cuerda se tensara y extenderá, para a modo de péndulo se consiga hacer un Salto de Puenting completamente dinámico y amortiguando el cuerpo en su caída haciendo péndulo con Puenting  Granada

A pesar del peligro que presenta el puenting, sobre todo la gran altura de caída en puenting, se han realizado con éxito millones de saltos de Puenting en Granada y todo el mundo desde 1973. Esto se debe al control estricto de los operadores como el doble cálculo en cada salto de Puenting en Granada

Si te quieres vivir nuevas sensaciones te recomendamos te pongas en contacto con nosotros para preparar tu aventura, ya sea en un día cualquiera, en tus vacaciones, en tu Despedida de Soltero o de Soltera, reunión de amigos, incentivos de empresa o por darte un capricho.

Estos son lo cinco puentes para matar el vértigo haciendo puenting.

Cinco lugares para practicar el puenting más excitante

1. Puente de la Caille (Ródano-Alpes, Francia)

Aquí se encuentra el germen de este deporte extremo. Está formado por dos puentes, el de Charles-Albert, considerado monumento histórico de Francia, y el de Caquot, destinado para liberar del tráfico al primero. Al contar con dos plataformas de gran altura y tan próximas entre sí (su distancia es de unos 50 metros), el escalador alemán Helmut Keine decidió atar una cuerda en uno de los lados del Charles-Albert y saltó desde el de Caquot, de manera que logró un gran movimiento pendular. Esta versión, que data de 1973, es la más extendida en el mundo del puenting.

Se trata quizás de los lugares más hermosos que se encuentran en Europa a una distancia razonable. Más que el entorno, que también puede resultar cautivador para el visitante, el atractivo del Puente de la Caille reside en su inherente belleza, ya que la construcción de Charles-Albert se remonta al siglo XIX. Situado en el municipio de Allonzier-la-Caille, en la región de Ródano-Alpes (sureste de Francia), cuenta, además, con una altura que no puede encontrarse en España para la práctica de este deporte. Le separan 147 metros del río de Les Usses, de modo que su primera impresión puede dejar sin aliento al aventurero más intrépido.

Cinco lugares para practicar el puenting más excitante

2. Puente de Chaulière (río Verdon, Alpes de Alta Provenza, Francia)

El punto más alto de Europa para practicar puentismo. Está situado al sur del anterior, a menos de 200 kilómetros de Marsella, en la zona de los Alpes de Alta Provenza. Quienes se han atrevido a desafiar al puente de Chaulière aseguran que no hay una impresión parecida a lo que se siente cuando se encara el vacío sobre el Verdon. Sus 182 metros de altura le convierten en el rey del Viejo Continente para los deportes extremos. De hecho, una empresa organizadora de las actividades en torno a este puente ha instalado una grúa para facilitar el descenso tras el salto. La sensación de vértigo es incomparable.

El paraje, además, seduce a todos quienes lo visitan. Las gargantas del Verdon son tan atractivas como conocidas entre los escaladores a nivel europeo, y el puente de Chaulière (o Artuby) aumenta de manera exponencial la oferta de deportes extremos de la zona (suele practicarse incluso el vuelo en parapente). Los cañones que se levantan junto al río están considerados como algunos de los más bellos del continente, lo que convierte el gigantesco puente en uno de los grandes paraísos cercanos para practicar puentismo. Entre los expertos, sin embargo, recomiendan hacerlo con gomas elásticas y una caída vertical (el ‘puenting’ tradicional realiza un movimiento pendular), ya que la aceleración a la que se acerca el suelo resulta irrepetible.

Cinco lugares para practicar el puenting más excitante

3. Puente de Lanjarón (Tablate, Granada)

Además de ser uno de los más propicios para lanzarse al vacío, el puente de Lanjarón resulta muy particular por varios motivos. Es el más alto de las tres generaciones de puentes que se levantan sobre el barranco de Tablate. Resulta impresionante la sensación de cercanía con respecto a las paredes del barranco, y la caída libre en dirección a alguno de los puentes más antiguos. Tiene una altura superior a los 90 metros, y los organizadores de saltos garantizan una caída de más de 20 metros. En otro de los puentes (el intermedio) también puede realizarse el ‘puenting’, aunque su altura es bastante menor.

Cinco lugares para practicar el puenting más excitante

4. Puente sobre el río Cofio (Madrid)

Situado en el límite de las provincias de Madrid y Ávila, el puente sobre el río Cofio es uno de los más empleados para esta práctica en España. A pesar del accidente mortal que sufrió un joven en julio de 2002, el ‘puenting’ no ha dejado de estar presente en este viaducto, de 63,5 metros de altura (sus saltos son cercanos a los 20 metros). Lo cierto es que los riesgos de realizar saltos encordados son mínimos si se utilizan las medidas adecuadas y acompañados de profesionales. Los organizadores suelen doblar las medidas de seguridad con sus clientes, de modo que el peligro de que dos dispositivos fallen es casi nulo.

5. Puente de Murillo de Gállego (Huesca)

Se trata del puente más bajo de los cinco, pero con una gran trayectoria en el ‘puenting’. Sus 28 metros de altura (se han llegado a hacer saltos de hasta 22) y su cercanía (puede llegarse en unas 3 horas de viaje en coche) le convierten en el destino ideal para los principiantes en este deporte de riesgo. Un paso obligado si se quieren liberar toneladas de estrés y adrenalina en sólo un instante.